Los valores puestos a prueba: ¿Realmente la perseverancia garantiza el éxito?

Los valores puestos a prueba: ¿Realmente la perseverancia garantiza el éxito?

Hace unos meses, cuando tuvimos que explicar a Alma lo qué es la perseverancia, no nos imaginamos que la nuestra se iba a poner tan a prueba.

Se podría decir que todo empezó a principios del verano del año pasado cuando Alma, de 4 años, se enamoró de un aro de princesas que estaba en promoción en una tienda, un “hula-hop” de esos que se hacen girar en la cintura. Estaba tan bonito y tan barato que no dudé en comprárselo. Pensé que mi hija se iba a poner feliz con su aro nuevo, pero la felicidad duró lo que me demoré en entregárselo. Apenas se lo puso en la cintura y vi como se le caía de inmediato al suelo, supe que íbamos a tener problemas.

En efecto, lo intentó un par de veces más y al ver que el aro no giraba por sí solo a su alrededor explotó su frustración y se puso a llorar  “¡¡Este aro está malo!! ¡¡no funciona!! ¡¡se cae!! ¡¡BUAAAAAA!!!”. Al parecer en su cabeza ella se había imaginado una especie de aro mágico que danzaría alegre y armonioso por su cintura. Traté de calmarla diciéndole: “tranquila, es que hay que mover la cintura, el aro no se mueve solo, es así, mira..” Y me lo puse para enseñarle cómo se hace.

Craso error.

Parece que la angustia de la multitud me nubló la razón y yo de ilusa pensé que me iba a salir como a Shakira. Pero resulta que ya ni mido, ni peso, ni me muevo igual que la última vez que jugué a eso del ula-hop hace más de 20 años (hmm… más de 30 para ser sinceros). Obviamente a mí tampoco me salió, y eso que yo sí me moví, aparentemente de una forma no muy armoniosa porque la tienda entera se rió, el aro se cayó y la pataleta se desató: “Ves!!!! No sirveeee!!”

Como pude, recogí del suelo el aro y mi dignidad y nos fuimos a practicar a la casa. Allí tampoco nos salió. Entonces empecé a explicarle a Alma la importancia de la práctica, la paciencia y la perseverancia. Lo de practicar lo entendió muy bien, lo de tener paciencia y volverlo a intentar cada que se cayera el aro también lo aceptó, pero lo de la perseverancia le pareció una tomadura de pelo:

Alma: Pero mami, ¿tú me estás diciendo que hoy no me va a salir bien aunque practique todo el día y tenga paciencia y no llore si se me cae sino que lo vuelva a intentar??? ¿Que tengo que hacerlo muchos días?? ¿¿Cuántos días??
Yo: No sé cuántos días, los que hagan falta…
Alma: ¿Hasta mañana? ¿Hasta mi cumpleaños?
Yo: Tal vez, todo depende de cuánto practiques…
Alma: ¡¡Pero es que estoy practicando!! ¿¿Y a ti por qué te salía bien cuando eras pequeña y ahora no??
Yo: bueno, es que hace mucho que no practico…
Alma: ¿Y por qué no practicas? ¿No tienes paciencia ni perseverancia??

Afortunadamente no pasó ni una semana hasta que Alma pudo mantener el aro girando hasta 5 vueltas. Fue una efemérides. Es increíble cuánto alivio y felicidad puede traer el logro más insignificante de un hijo.

Todos estábamos locos de emoción, llamamos a los abuelos, a los tíos, a los amigos, hicimos video, tomamos fotos, celebramos por lo alto y yo agradecí a la vida que Alma lo hubiera conseguido, no me imaginaba todo el verano con la cantaleta de que “el aro está malo…”

Toda esa experiencia nos hizo pensar en hacer una app que explicara a los niños pequeños el poder que tiene la perseverancia. Pero parece que tentamos al destino cuando asumimos que podríamos “enseñar” la perseverancia sin demostrarla, porque desde el mismo momento en que empezamos a planear cómo sería la app comenzamos a enfrentarnos a una serie de situaciones y adversidades que nos dejaron sin liquidez para poder continuar con el proyecto.

Y estuvimos a punto de rendirnos…

Una tarde, tras tropezar con el enésimo obstáculo en el proyecto, Alma nos escuchó comentar que tal vez había llegado el momento de dejar de lado el desarrollo de apps infantiles para buscar otras fuentes de ingresos. Entonces se acercó y me preguntó: “Mami, ¿ya no vamos a hacer la app de “Alma y el Gran Concierto?” – Así la hemos bautizado por ahora- y yo le respondí que de momento no porque las cosas no nos estaban saliendo bien. Ella respondió: “Pero mami, cuando a mí no me salía bien girar el aro, tú me decías que tenía que hacerlo hasta que me saliera bien, que tenía que seguir aunque se me cayera muchas veces y muchos días y seguro que me iba a salir bien… ¿ves? por eso no te sale bien lo del aro, porque dejaste de intentarlo antes de que te saliera bien.”

Y se fue tan campante.

Fue como una estaca al corazón. Que niña tan sabia Dios mío, sale con unos comentarios que me dejan boquiabierta. Me removió las entrañas, me hizo entender que abandonar este proyecto no sólo me afectaría muy negativamente a nivel emocional sino que también sería un mal ejemplo para mis hijos, en especial para Alma, que estaba súper comprometida en la creación de la historia, los juegos y los personajes. Su comentario me hizo reflexionar y me inyectó una fuerza impresionante, ¿cómo podíamos dejar de perseverar cuando lo que queríamos era hacer una app sobre la perseverancia??. Como dice siempre Alma, “eso es el mundo al revés”.

Eso marcó un punto de inflexión en nuestras vidas: teníamos que decidir si cambiar de rumbo o continuar por este camino. Y hemos tomado la decisión más arriesgada: apostarle al proyecto de nuestros sueños, a ese que nos sale del corazón, que nos permite trabajar en familia, que ilusiona a nuestros hijos que son la inspiración del mismo y a nosotros que nos vemos haciéndolo toda la vida.

Hemos tomado la decisión más arriesgada, ¿será la correcta?

Así que decidimos darle una oportunidad más a la perseverancia. Es nuestra obligación si queremos hacer una app sobre este tema. Hicimos una lista con todos los problemas y obstáculos que teníamos en ese momento y empezamos a buscar las soluciones para cada uno. Hemos podido resolverlos casi todos, menos el más grande: no tenemos fondos para producir la app. Por eso optamos por seguir perseverando y hacer una campaña de crowdfunding para ver si logramos captar los 22.500€ que necesitamos.

¿Esto del crowdfunding va a funcionar? De todo corazón espero que sí. Y aunque lo consigamos, seguro que nos enfrentaremos a nuevas adversidades antes de poder ver la app en el mercado. Pero vamos a perseverar, eso seguro. Y voy a documentar los resultados de este ejercicio de fe y perseverancia desde el principio en este blog, desde este mismo momento en que todo pinta incierto y el éxito no está asegurado. Quiero hacerlo no sólo porque puede ser una demostración real del poder de la perseverancia, sino también porque puede aportar mucha reflexión a quienes nos acompañen en el camino. Una prueba del poder de la perseverancia también para los adultos.

¿Tú qué piensas de la perseverancia? Si crees que hemos tomado la decisión correcta y quieres apoyarnos puedes hacerlo con un aporte económico de cualquier cantidad o ayudándonos a promocionar esta campaña. O comprando la app “Alma y la Muñeca del Parque””, Reseñándola y recomendándola a tus amigos si te gusta. O simplemente acompáñanos en el camino, las buenas intenciones y deseos nos llenan de ánimo. Suscríbete a nuestro Newsletter y sigue de cerca este ejercicio de fe en el poder de la perseverancia.

Sea lo que sea que pienses, ¡déjanoslo saber en la sección de comentarios!

Con cariño,

Maria Andrea Camacho

Andrea founded the "Alma´s Powers" project in 2012 with her brother and her husband. She is an entrepreneurial publicist/media and communications professional and proud mother of a 4-year-old girl and a 2-year-old boy who have given a different meaning to her world. In 2009 her daughter Alma was born, and with her so was Andrea´s desire to dedicate all of her knowledge and experience to the development of content that brings children closer to technology in a healthy way. Now, she is dedicated to creating tools that help preschool children’s parents to pass on family values to them and to develop their emotional intelligence.

This Post Has 8 Comments

  1. Desarrollo Personal

    Está muy bonita esta historia y que bien que se le pueda transmitir a nuestros hijos el valor de la perseverancia, es importante que los niños se den cuenta que no van a obtener todo lo que desean de inmediato y que la mayoría de objetivos en la vida adulta requiere de perseverancia y mucha disciplina.

  2. ana

    Me parece que este don de la perseverancia a dado el triunfo a muchas personas en la edad adulta cuando hemos tenido que perseguir un sueño y convertirlo en realidad. Por eso aunque he conocido gente adulta que parece que esto era una característica ya de su personalidad, seguramente habia alguna mama o papa detrás que ha hecho bastante cuando eran niños para enseñar este valor e integrarlo en el dia a dia. Y no se imaginan lo que han hecho. Han puesto las bases en algunos casos de grandes logros. Un saludo muy fuerte. Ana

  3. Andrea

    La perseverencia logra lo que la dicha no alcanza…. Todos de alguna forma somos perseverantes en nuestras acciones y en unas más que en otras, es evidente que la constancia da resultados , qué garantice el éxito , yo creo que si, yo puedo dar fé que he logrado metas porque me he empeñado en ello, también he logrado cosas que en su momento pensé que eran lo mejor y al final no lo eran y puede que ahí es cuando la perseverancia se convierta en necedad por intentar imposibles y desgastar otras ideas, oportunidades o caminos .No es fácil saber si las elecciones y en lo que decidimos unir nuestros esfuerzos es lo mejor y menos explicarlo a los niños. Lo bueno es que la perseverancia en los niños no es exigente , es libre, y los logros para ellos son poderes conseguidos por ellos mismos. Para los grandes… es cuando se complica. Mi conclusión es siempre hay que perseverar!! Y enseñarlo a nuestros hijos, que es difícil , si, que a veces no sale bien , también , pero se intentó, y cuando se logra te hace feliz, además la vida está para serlo!

    1. Maria Andrea Camacho

      Tenés toda la razón mi Andrew!! Esa es precisamente la cuestión: ¿hay forma de saber si perseverar te garantiza el éxito? Yo creo que no, sólo se sabe al final del camino, si es que es un camino con final, porque a veces crees estar perseverando y el resto del mundo lo ve como que estás siendo obstinado… y otras veces alguien te cuenta que está perseverando y ti te parece que está siendo terco… nadie lo sabe ni lo puede saber, todos vemos las cosas desde perspectivas diferentes y ahí es cuando se vuelve difícil enseñar a los niños pequeños… ¿insistir por un chocolate que NO le vas a dar es perseverancia o terquedad?. Creo que nuestro reto como padres es enseñarles a juzgar por sí mismos cuándo perseverar y de qué forma, y aún así podemos estar equivocados :S

      ¿Complicado no? Lo importante es saberles transmitir que hay que “perseverar por defecto”, porque aunque al final no lo consigas, es el único camino que lleva al éxito.

      Un abrazo amiga, ¡gracias por comentar!

  4. Verónica Lecompte

    Mariecilla:

    De alguna manera yo también estoy en el mismo camino de la perseverancia.

    Renunciar a La Red 360 y quedarme desempleada fue una decisión durísima.

    Lo pensé y analicé muchísimo.

    Noches enteras desvelada pensando en cuál era la mejor decisión.

    Lo hice para recuperar a Alejo como mi marido, quería salvar nuestra relación de pareja, de novios, de esposos.

    Alejo y yo ya éramos compañeros de trabajo, todo el día trabajando, solo hablábamos de negocios, de clientes. Ya no teníamos espacio ni tiempo para hablar de nosotros, de la familia, de los hijos.

    Lo hice para ser mamá tiempo completo, para compartir con Emilio y Amalia, para dedicarme a ellos.

    Me hace mucha falta trabajar, estar activa, producir, ganarme mi salario.

    Estoy buscando trabajo, no ha sido fácil.

    Debo perseverar, debo continuar, no me puedo dar por vencida.

    Tan solo llevo 4 meses de ama de casa y mamá tiempo completo.

    Paciencia, mucha paciencia, amor por montones.

    Seré muy ilusa ? Soñadora ?

    Me estaré dando de “jeta contra el planeta” ?

    Perseverancia …. tu lo has dicho.

    Besitos y abrazos a Mauro, Alma y Lucas !!!

    Los quiero mucho !!!

    Vero.

    1. Maria Andrea Camacho

      Hola Verillo! Gracias por este mensaje tan profundo y sincero, me gustaría tanto poder pasar un buen rato charlando con vos, ¡¡tendríamos tanto de qué hablar!!

      Te entiendo perfecto en la situación que estás ahora, y estoy segura de que has tomado la decisión correcta, vos sos como yo, que pensamos las cosas mil veces antes de actuar, así que seguro que es la decisión correcta, aunque de miedo y te cause “incomodidad”. Vi el otro día un video de Robin Sharma, uno de esos “gurús” motivacionales que decía que si no tenés miedo o no estás incómodo, es porque no estás avanzando. Lo nuevo, lo desconocido, lo arriesgado SIEMPRE da miedo y causa incomodidad, pero HAY QUE HACERLO para ir detrás de tus sueños…

      Verillo, contá con nosotros para lo que sea que necesites, si te decidís a emprender o ser autónoma cuenta con nosotros para lo que sea, si necesitas una web, una asesoría, ideas para crear tu propio negocio, lo que sea!! Precisamente estoy desde hace como un año con un proyecto dando vueltas en la cabeza, se trata de un taller online para mamás que trabajan desde la casa, cómo organizarse, conciliar, sacar adelante un negocio, promocionarlo y vivir de eso al mismo tiempo que darle prioridad a los hijos… tengo un montón de cosas ya desarrolladas pero desordenadas, te lo puedo pasar y dar todo si te sirve de algo, obviamente totalmente gratis y con todo el amor del mundo!! Vos sos tan organizada y clara de visión que serías una excelente emprendedora, te mereces tu libertada laboral y financiera, seguí por ese camino, que el miedo se aprende a controlar :P

      Un abrazote Verillo, ojalá podamos hablar en estos días largo y tendido por skype ;)

Responder a Monika Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>